Construyendo Valores

cambio social:

el deporte como herramienta

Teniendo en cuenta diferentes problemáticas sociales que flagelan el territorio de Pasacaballos como la drogadicción, el micro tráfico, la delincuencia juvenil, la prostitución infantil, los embarazos en adolescentes, la deserción escolar entre otros; nace el proyecto “Construyendo Valores” respondiendo a la necesidad de implementar una estrategia de crecimiento personal a través del acompañamiento pastoral, la intervención psicológica individual y grupal, la buena utilización del tiempo libre y la construcción de una cultura de paz; para ello hemos tomado como referencia la práctica de un deporte en este caso el futbol desde la Metodología “Futbol por la paz”.

Con la implementación de esta metodología niños, niñas y adolescentes desarrollarán una serie de competencias que los empoderará como ciudadanos, de manera que se involucren en las decisiones de su comunidad, ejerzan sus derechos y cumplan sus deberes. Igualmente, permitirá fortalecer el tejido social y el mejoramiento de las interacciones sociales, promoviendo procesos democráticos y el perfeccionamiento de las condiciones de vida con miras a la transformación social.

Escogimos el futbol, porque es un deporte que tiene más difusión entre los niños, niñas y adolescentes en comparación con otras actividades recreativas y deportivas en el mundo. La magia del futbol constituye un fenómeno de alcance mundial que ha hecho de este deporte algo más que un juego. Desempeña un papel fundamental en la configuración de las culturas de todo el mundo. El futbol se ha constituido en una práctica universal que todos los niños y niñas comprenden, por lo que bien aprovechado, puede convertirse en un medio eficaz para combatir la violencia y el conflicto, permitiendo así que la infancia pueda crecer dentro de sociedades más pacificas. A traves de este deporte, se puede generar una gran convocatoria y con el apoyo de herramientas pedagógicas y lúdicas intervenir problématisas sociales, rurales y urbanas que van desde el fortalecimiento del tejido social hasta la resolución de conflictos, pasando por la prevención del consumo de drogas y otros factores que afectan la convivencia.

Teniendo en cuenta diferentes problemáticas sociales que flagelan el territorio de Pasacaballos como la drogadicción, el micro tráfico, la delincuencia juvenil, la prostitución infantil, los embarazos en adolescentes, la deserción escolar entre otros; nace el proyecto “Construyendo Valores” respondiendo a la necesidad de implementar una estrategia de crecimiento personal a través del acompañamiento pastoral, la intervención psicológica individual y grupal, la buena utilización del tiempo libre y la construcción de una cultura de paz; para ello hemos tomado como referencia la práctica de un deporte en este caso el futbol desde la Metodología “Futbol por la paz”.

Con la implementación de esta metodología niños, niñas y adolescentes desarrollarán una serie de competencias que los empoderará como ciudadanos, de manera que se involucren en las decisiones de su comunidad, ejerzan sus derechos y cumplan sus deberes. Igualmente, permitirá fortalecer el tejido social y el mejoramiento de las interacciones sociales, promoviendo procesos democráticos y el perfeccionamiento de las condiciones de vida con miras a la transformación social.

Escogimos el futbol, porque es un deporte que tiene más difusión entre los niños, niñas y adolescentes en comparación con otras actividades recreativas y deportivas en el mundo. La magia del futbol constituye un fenómeno de alcance mundial que ha hecho de este deporte algo más que un juego. Desempeña un papel fundamental en la configuración de las culturas de todo el mundo. El futbol se ha constituido en una práctica universal que todos los niños y niñas comprenden, por lo que bien aprovechado, puede convertirse en un medio eficaz para combatir la violencia y el conflicto, permitiendo así que la infancia pueda crecer dentro de sociedades más pacificas. A traves de este deporte, se puede generar una gran convocatoria y con el apoyo de herramientas pedagógicas y lúdicas intervenir problématisas sociales, rurales y urbanas que van desde el fortalecimiento del tejido social hasta la resolución de conflictos, pasando por la prevención del consumo de drogas y otros factores que afectan la convivencia.