Creciendo Juntos

para grandes y pequeños

ofrecer un soporte

Motivar a madres jóvenes y adolescentes a participar de un proyecto de acompañamiento y prevención de este tipo, requiere de suficiente tiempo  y dedicación y se convierte en el principal desafío a superar.  Son seis (6) años de experiencias que nos permiten hablar con propiedad de lo que implica un embarazo a esta edad y la apatía y poca experiencia para  participar en el proyecto por parte de las adolescentes, sus parejas y su grupo familiar.  Partiendo de este diagnóstico, es importante mantener a nuestras beneficiarias  dentro del proyecto, motivándoles permanentemente a  ser constantes en su asistencia y participación.

La motivación para iniciar una formación laboral o terminar la educación escolar se convierte en otro de los desafíos del proyecto.  En muchas ocasiones las jóvenes adolescentes tienen problemas de autoestima y no ven en sí misma la posibilidad de educarse. En otros casos las jóvenes ven en el embarazo su meta principal de vida y no ven la necesidad de seguir educándose para lograr su auto subsistencia.

La coordinación de las actividades de acuerdo con el tiempo de embarazo de cada una de las embarazadas, es un reto a trabajar. Las actividades  deben beneficiar de igual modo a todas las jóvenes, incluso si se encuentran en diferentes etapas del embarazo.

Prevenir casos de morbilidad materna infantil dentro de nuestros beneficiarios se convierte en el desafío más importante, de este proyecto, para ellos e dispuso un acompañamiento medicinal efectivo, el cual pueda detectar a tiempo casos específicos que se puedan atender a tiempo y sin dejar de trabajar otros temas de vital importancia como la espiritualidad y la  autoestima de cada una de las beneficiarias, las cuales tras el embarazo se enfrentan a diferentes problemas en la familia, pareja comunidad y estudio.

Motivar a madres jóvenes y adolescentes a participar de un proyecto de acompañamiento y prevención de este tipo, requiere de suficiente tiempo  y dedicación y se convierte en el principal desafío a superar.  Son seis (6) años de experiencias que nos permiten hablar con propiedad de lo que implica un embarazo a esta edad y la apatía y poca experiencia para  participar en el proyecto por parte de las adolescentes, sus parejas y su grupo familiar.  Partiendo de este diagnóstico, es importante mantener a nuestras beneficiarias  dentro del proyecto, motivándoles permanentemente a  ser constantes en su asistencia y participación.

La motivación para iniciar una formación laboral o terminar la educación escolar se convierte en otro de los desafíos del proyecto.  En muchas ocasiones las jóvenes adolescentes tienen problemas de autoestima y no ven en sí misma la posibilidad de educarse. En otros casos las jóvenes ven en el embarazo su meta principal de vida y no ven la necesidad de seguir educándose para lograr su auto subsistencia.

La coordinación de las actividades de acuerdo con el tiempo de embarazo de cada una de las embarazadas, es un reto a trabajar. Las actividades  deben beneficiar de igual modo a todas las jóvenes, incluso si se encuentran en diferentes etapas del embarazo.

Prevenir casos de morbilidad materna infantil dentro de nuestros beneficiarios se convierte en el desafío más importante, de este proyecto, para ellos e dispuso un acompañamiento medicinal efectivo, el cual pueda detectar a tiempo casos específicos que se puedan atender a tiempo y sin dejar de trabajar otros temas de vital importancia como la espiritualidad y la  autoestima de cada una de las beneficiarias, las cuales tras el embarazo se enfrentan a diferentes problemas en la familia, pareja comunidad y estudio.