La Fundación

"Para la gloria de Dios y el Bien de la gente.."

Historia

La historia de la fundación está conectada estrechamente con el trabajo de la Madre Maria Herlinde Moises, una Hermana franciscana que llegó a Colombia en 1952 y que se dedicó durante toda su vida al trabajo misionero en su segundo hogar – La bahía de Cartagena de Indias. Como es el caso en muchas historias exitosas, también el origen de la Fundación Madre Herlinda se debió a una combinación de azar y la voluntad de una gran personalidad. Así sucedió que en algún día en febrero 1965, Herlinde Moises, como una de dos hermanas de la escuela Candelaria en Cartagena, solo quería cumplir su trabajo pastoral en el barrio de Pasacaballos, pero la pobreza espiritual y material de la gente de este pueblo de pescadores, que se fundó en 1775 como refugio para esclavos disidentes de Cartagena, le hizo cambiar sus planes. Inicialmente, las dos hermanas estaban allí para llevar al cabo su trabajo de alfabetización, sin embargo la miseria de la gente conmovió a Herlinde de profundizar su esfuerzo para la población de esta aldea.

Como consecuencia de esta decisión se fundó la Fundación Social Cristiana en Pasacaballos en mayo del año 1965, una entidad que desde entonces hace un importante trabajo de desarrollo en la región, siempre cumpliendo con su lema “Para la Gloria de Dios y el bien de la gente”. En concreto, el trabajo no solo se dirige a la población de Pasacaballos, sino también sirve la gente de los pueblos aledaños Ararca, Leticia, Recreo, Bocacerrada, Puerto Badel, Rocha, Lomas de Matunilla, Turbana y Cañaveral – todos son comunas descolgadas del desarrollo, localizados alrededor del Canal de Dique y la bahía de Cartagena y cuya población se gana la vida con la agricultura, la pesca o pequeños trabajos en el turismo.

Un año después de su establecimiento, en el enero de 1966, la dirección de la orden franciscana de Maria Auxiliadora dio el permiso oficial para que las tres hermanas pudieran situarse en Pasacaballos. Así sucedió que aparte de nuestra Madre Herlinde dos hermanas más, Adelina Lodzig y Fides Winsauer, con la bendición de su orden entraron en actividad en aquella comunidad. Desde este momento se intensificaron otra vez los esfuerzos de eliminar los déficits en el desarrollo de los pueblos.

Para ofrecerles una mejor visión de conjunto sobre esta historia exitosa que ya dura más de 50 años, hemos resumido los hitos más importantes de la Fundación Madre Herlinda Moises:

Años 1960

1967

Aparte del trabajo en el ámbito de la educación, el mejoramiento de la asistencia médica era uno de las tareas principales de la Fundación Social Cristiana, por lo que el equipo de fundación fue ampliado por dos enfermeras austriacas (Agathe Nussbaum y Hermina Zopf) que vinieron a Colombia para hacer un voluntariado. Aunque siempre hubo voluntarios colombianos e internacionales que apoyaron a la misión, pero desde cierto punto de vista, estas dos mujeres fueron las primeras voluntarias oficiales de la fundación.

*Además es necesario mencionar, que el transporte de los misioneros fue facilitado enormemente por la donación de MIVA Austria, quienes otorgaron un todoterreno Land Rover y una lancha pequeña al equipo en Pasacaballos.

1968

El esfuerzo de la Madre Herlinda fue honorado por el gobierno del departamento de Bolívar, que convirtió Herlinda en la coordinadora e inspectora de enseñanza para los pueblos de la bahía. De esta manera fue posible conectar los objetivos de la misión con los objetivos del gobierno.

Años 1970

1971

El pueblo Puerto Badel tuvo que ser trasladado, a lo cual la búsqueda de nuevos terrenos cultivables resultó ser un asunto difícil. Tras negociaciones duras el equipo misionero junto con la comunidad lograron el recibo de un total de 714 hectáreas de terreno.

1976

El esfuerzo del equipo misionero para las peticiones de los necesitados, respectivamente de la población rural, condujo el aparato de la policía a la conclusión que los cooperantes, quienes, a duras penas, llevaron a cabo trabajos importantes para el avance de los pueblos, colaboraron con movimientos subversivos. Por esta razón, a finales de 1976, más de cien hombres de la infantería de marina de Cartagena asaltaron la iglesia de Pasacaballos y la oficina de los misioneros, con la esperanza de encontrar armas escondidas de grupos prohibidos. Después de un registro grosero y turbulento, en que naturalmente no se encontró ninguna arma, los militares llevaron a la Madre Herlinda, el padre Rafael Geney, así como a un campesino llamado Felipe y los metieron en la cárcel.

1977

En el marzo del año 1977 terminó el martirio de los prisioneros y finalmente pudieron, bajo condiciones, volver a su lugar de misión. Aparte de esta noticia buena, este año perdura en nuestra memoria como el año del escándalo ecológico de la bahía de Cartagena. Muchas fábricas de la zona no filtraron sus aguas residuales así que provocaron una fuerte contaminación de mercurio de la bahía, lo que quitó los medios de subsistencia de muchos pescadores, ya que no pudieron trabajar más en la bahía de Cartagena, respectivamente nadie quería comprar su pesca. Como activista medioambiental de la primera hora la fundación tomó partido por los pescadores y luchó con ellos para un control más estricto de las empresas industriales.

1979

En agosto 1979 la congregación puso Madre Herlinda ante una decisión difícil: Quería seguir siendo un miembro de su comunidad religiosa, o quería formar parte del equipo misionero de la bahía. Sintiéndolo en el alma la Madre decidió para el equipo misionero, porque estaba convencida de que podía servir mejor a Dios.
En el febrero del mismo año se inauguró el centro cultural de la fundación, la biblioteca pública Monseñor Rubén Isaza Restrepo.

Años 1980

1982 

El 8 de octubre 1982 Madre Herlinda recibió el Premio Monseñor Óscar Romero, que le fue otorgado por el Movimiento Católico de Hombres de Austria a causa de su gran esfuerzo para los necesitados. Para recibir el premio personalmente, ella viajó con su compañero de muchos años, Segismundo Acosta, llamado “Segito” a Salzburgo. En el regreso a Colombia, Madre Herlinda se vio desagradablemente sorprendida cuando las autoridades colombianas le negaron la entrada, lo que significaba que el equipo misionero tuvo que seguir con su trabajo sin el apoyo de su fundadora. En el entretiempo, el padre Luis Fernando Velásquez, los voluntarios Markus Buchal y Reinhold Oster, así como buenos compañeros del equipo, como por ejemplo la Señora Emilia, se hicieron cargo del trabajo en la fundación.

1983

Después de estancias en Madrid y Riobamba (Ecuador), Herlinda finalmente pudo volver a Colombia el 23 de noviembre de 1983, más de un año después del rechazo por las autoridades colombianas.

1986

Ampliación de la escuela en Ararca por la feligresía de Pasacaballos.

1988

Sin duda alguna, el 20 de enero de 1988 era un hito en la historia de la fundación, ya que fue justo en este día se cumplió un deseo anhelado de los misionarios: la inauguración de una base de asistencia médica en Pasacaballos, que estaba abierto las 24 horas al servicio de la gente. Esta institución, que durante muchos años se convirtió en un pilar fundamental de la fundación, fue puesta el nombre del arzobispo de Cartagena de entonces, un importante patrocinador de la Madre Herlinda, el Monseñor Rubén Isaza Restrepo.

Años 1990

1991

En este año los padres consolatos, el equipo misionero de la bahía y la comunidad consiguieron el apoyo y la colaboración de las empresas Ecopetrol, Colclinker, DRI, Petroquímica, y las camaroneras Langostinos de Colombia y Agua Marina para la construcción de un pequeño acueducto que se inauguró a principios de 1992 y que desde entonces abastece de agua potable a Ararca y la vecina población de Santa Ana.

1993

Aparte del quinto aniversario del centro médico hubo otro motivo para celebrar: el gobierno del departamento Bolívar otorgó al equipo misionero un premio por su trabajo para el bien de la comunidad, que recibió en el día internacional de la mujer de 1993.

1994

La fundación recibió una distinción del gobierno austriaco por su trabajo continuo para los pobres.

1998

En septiembre de 1998 el equipo misionero de la bahía publicó el libro “Contra viento y marea”, una obra que trata de los inicios de la fundación, de las dificultades que superaron los misioneros, así como los resultados de una investigación que las hermanas llevaron a cabo en varios pueblos evangelizados.

Años 2000

2001

En este año se amplió el centro médico por una farmacia. Esta institución adicional intenta prestar sus servicios a un precio reducido así que son accesibles para la población.

2002

La Fundación Social Cristiana recibió una distinción del gabinete presidencial de la República Colombia por 37 años de trabajo para la promoción de la paz.

2006

El 20 de noviembre de 2006 fue el día en que nuestra Madre Herlinda Moises falleció. Aunque el diagnóstico de su enfermedad nos acostumbró al pensamiento de que no va a estar con nosotros para siempre, su muerte fue un choque para muchas personas, no solo en la fundación, sino mucho más allá de esto.

2007

Otro hito importante en la historia de la FMHM fue la inauguración de la Escuela Madre Herlinda Moises, que inicialmente fue construido en el barrio Jorge Elicier Gaitan. Desde su creación, más de 350 alumnos recibieron una buena formación básica.

2009

En abril de 2009 la Fundación compró un terreno en la península de Barú – el “lote”.

Años 2010

2017

En noviembre de 2017, en el marco de un pequeño acto festivo, hicimos una retrospección a los 10 años de servicio de la Escuela Madre Herlinda.

2018

Cuando los trabajos en nuestro quiosco ya estaban terminados y la infraestructura para la cultivación de plantas ya estaba preparada, fijamos el 18 de febrero de 2018 como la fecha inicial para nuestro nuevo proyecto que se llama “El Oasis de Jacquin”. Junto con nuestros socios en el proyecto, el Club 0,7%, representado por la embajadora de Austria Marianne Feldmann y el jardín botánico de Turbaco (respectivamente la Fundación Guillermo Piñeres) representado por profesor Santiago Madriñan, inauguramos este terreno en la península de Barú como refugio natural para la flora regional, así como un lugar de encuentro para los participantes de nuestros programas.

Como en los últimos años se hizo importantes progresos en la solución del conflicto armado en Colombia, nosotros de la fundación Madre Herlinda Moises quieren seguir en este camino, por eso hoy en día trabajamos activamente en el fortalecimiento de este proceso de paz. Nuestra contribución para llegar a la paz anhelada en este país consiste en ofrecer distintos servicios a las víctimas de este conflicto (ayuda jurídica, asistencia médica, etc.), así como colaborar con la población en proyectos de prevención de la violencia y así crear una cultura de paz. El trabajo pastoral juega un papel importante en este afán, ya que constituye un buen método para conectar con los colombianos e integrarles en el proceso de paz.

Reconocimientos

Durante las décadas de trabajo en Colombia, la Madre Herlinda Moises y la Fundación Madre Herlinda Moises (anteriormente FUNSCRI) recibieron una variedad de reconocimientos de su trabajo de diferentes instituciones colombianas e internacionales, entre ellos:

  • Premio Monseñor Romero por la lucha y dedicación a los Pobres. Organización Hombres Católicos de Austria. 1982.

  • Reconocimiento a la labor desarrollada en beneficio de la comunidad Bolivarense. Gobernación de Bolívar en el Día Internacional de la Mujer. 1993.

  • Reconocimiento por su perseverancia en la lucha por los pobres. Gobierno de Austria. 1994.

  • Mención de Honor y segundo lugar Mujer Cafam de Colombia. Séptimo premio Cafam a la mujer en Colombia. Comfenalco de Bolívar. 1995.

  • Maestra de Maestros. Alcaldía Distrital de Cartagena. 1996.

  • Reconocimiento por su perseverancia en el trabajo Misionero y especialmente por los pobres. Arquidiócesis de Salzburgo-Austria. 1998.

  • Reconocimiento en sus 36 años de labor cultural en los pueblos de la Bahía y el Canal del Dique. Alcaldía Mayor de Cartagena de Indias y el Instituto Distrital de Cultura de Cartagena. 2001.

  • Reconocimiento a la Fundación Social Cristiana por sus 37 años al servicio de la promoción de la paz. Presidencia de la República de Colombia. 2002.
  • Orden Civil al Mérito “Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad en el grado de Gran Oficial”. Concejo Distrital de Cartagena. 2005.

  • Honor al Mérito a la Fundación Social Cristiana en sus cuarenta años de servicio a los más necesitados. CEDAL. 2005.

  • Mención de Honor a la Hermana Herlinda Moises por su entrega incondicional durante 40 años a la promoción de las comunidades pobres de Pasacaballos, cariñosa gratitud y reconocimiento.

    Hermanas Franciscanas Misioneras de María Auxiliadora. 2005.

  • Cruz Monseñor Eugenio Biffi. Comisión Arquidiocesana de Pastoral. 2006.

  • Mención de Honor por Compriso y Cumplimiento en el manejo del programa Asistencia Nutricional al Escolar y Adolescente en la modalidad Almuerzo. Ministerio de la Protección Social, 2007.

  • Medalla del Bicentenario de la Independencia de Cartagena de Indias 1811-2011 a la Madre Herlinda Moises. Alcadesa Mayor de Cartagena de Indias, 2011

Además de los hitos en esta enumeración la fundación también estaba decisiva para la creación de las siguientes organizaciones:

 

  • Asociación de Mujeres Unidas de Pasacaballos – AMUPAC.
  • Asociación de Mujeres Para el Desarrollo Integral Comunitario de Puerto Badel – AMUDIC.
  • Asociación de Mujeres para el Progreso del Corregimiento de Rocha – AMPRO.
  • Asociación Para el Futuro de Cañaveral – AFUCAÑA.
  • Asociación para el Desarrollo Comunitario de Turbana – ASODECOT.
  • Asociación Agropecuaria Sostenible del Corregimiento de Pasacaballos – AGROCOP.

Cumpliendo con la ley colombiana publicamos información sobre la acta de asamblea (aquí) y los estados financieros de la fundación (aquí), el certificado de cumplimiento (aquí), así como nuestro informe de resultados de 2018 (aquí).