Barrio Madre Herlinda

"Para la gloria de Dios y el Bien de la gente.."

"El primer paso hacia la paz es la solución de injusticias sociales”

En el año de 2007 aproximadamente 100 habitantes empezaron a ocupar un terreno cerca de Pasacaballos y construyeron sus vidas allá. Este territorio hoy es conocido como el Barrio Madre Herlinda Moises. La Fundación Madre Herlinda se encargó de la mala situación en la que estaban viviendo los habitantes y se involucraba fuertemente en el proceso de la legalización de las tierras ocupadas. Cuando la legalización se llegó a cabo le puso el nombre Barrio Madre Herlinda a estas tierras para honorar la fundadora que siempre ayudó a los más pobres.

En los últimos diez años la población ha crecido intensamente hasta que ahora 350 personas están viviendo acá. Además, con esfuerzos la situación del Barrio Madre Herlinda Moises se está mejorando continuadamente:

Poco a poco, las cabañas de madera se están reemplazando por casas de ladrillos, en la vía principal se había puesto asfalto y gasoductos, para que pronto la gente ya no tiene que cargar las pesadas bombonas de gas.

Un paso hacia adelante era la garantía de la electricidad por los cables. Además, el gobierno ya ha comprometido el mejoramiento de la situación con respecto al agua: hasta ahora todavía no hay una conexión legal a la tubería principal (tubo madre). La población depende del camión llevando un tanque de agua que llega varias veces por la semana rellenando los bidones de las casas.

Después años esperando, no perdiendo la esperanza y numerosas intervenciones por el gobierno municipal, finalmente llegó el día en que podemos anunciar orgullosamente: Los habitantes del Barrio Madre Herlinda Moises reciben acceso legal al agua (Véanse también: El Balsero!)

Es toda una cuestión de solidaridad

“Todo eso lo logramos, nosotros mismos, sin la ayuda del gobierno. Con bingos, rifas y el apoyo de la Fundación Madre Herlinda Moises conseguimos el dinero para financiar la el servicio de energía” Dolores Maza Pájaro subraya con orgullo cuando me habla de la expansión de la red eléctrica en el barrio. Ella es una de los cinco representantes provisionales del Barrio que se ocupan de los habitantes y sus deseos.

Iniciativa propia y solidaridad han sido las piedras angulares del barrio desde el principio. Unos muchachos invadieron un pedazo de tierra, unieron sus fuerzas y se mostraron solidarios con los demás – los ocupantes independientes se convirtieron en una población entera. Dolores Maza Pájaro lleva 12 años viviendo acá y aguantaba todas las dificultades iniciales en 2007 y 2008 de primera mano. Ella y otras 100 personas desafiaron el rechazo y el abandono del Estado y surgieron de su precaria situación por sus propios medios. Rápidamente quedó claro: todos tiraron de una cuerda. Todos eran personas con necesidades, pero fueron dejados a su suerte por las instituciones municipales, sin ningún apoyo. ¿Entonces, por qué no luchar juntos? La gente se organizó con iniciativas ciudadanas y el apoyo de la Fundación Madre Herlinda Moises. La población comenzó a verse a sí misma como una comunidad y con el apoyo social de la Fundación se inició un proceso de titulación de la tierra.

Otra acción que podemos resaltar del trabajo solidario de los moradores del barrio  es el abastecimiento de energía;  un ejemplo claro  de que a veces es mejor liderar acciones de manera voluntaria y participativa con la comunidad que esperar a los proyectos del gobierno. Los habitantes organizaron sorteos de rifas y bingos en el año 2010 y con el apoyo de la Fundación y de las ganancias se financió la instalación de la red para toda la comunidad.

Un referente de las acciones de liderazgo en esta comunidad es la Sra. Maza Pájaro. Todo el mundo puede acercarse, ella siempre escucha a la gente: Cualquier cosa que sea o les preocupe, la gente viene golpeando a mi puerta. “Lastimosamente esta tarea es  cada vez más difícil” El Barrio ha cambiado mucho desde 2014: “Anteriormente estábamos mejor” añadió. El Barrio Madre Herlinda Moises también fue alcanzado por los fenómenos del desplazamiento y la migración de venezolanos –Colombia sigue siendo el país con más refugiados internos del mundo y nuestro corregimiento se ha visibilizado por su zona Industrial en un fortín para desplazados e inmigrantes, hoy viven en este sector del corregimiento un promedio de 247 personas.

“Hay mucha gente nueva” Dice Maza Pájaro  que no tienen el mismo sentido de pertenencia  de los primeros  habitantes del Barrio sobre todo porque  no experimentaron la ocupación de tierra, ni los comienzos del Barrio ni el proceso de la legalización subsiguiente;  experiencias y logros compartidos que hicieron de la gente del Barrio una verdadera comunidad . Con la llegada de nuevos moradores, se perdió este sentido de comunidad por eso, hoy en día la solidaridad tiene menos valor que anteriormente.

Una parte de la población gana su pan en la agricultura o la pesca. La mayoría, sin embargo, vive de oficios diarios. Eso significa “levantándose cada mañana, tomando la mochila y termo de agua para buscar trabajo en el relleno sanitario”, recogiendo barras de cobre o hierro. Según la Sra. Maza Pájaro hay empresas en la zona industrial cerca de Pasacaballos que tendrían empleos, pero no les quieren ofrecerlos pues no hay la suficiente mano de obra capacitada pues la gran mayoría de nuestros jóvenes están buscando en la delincuencia juvenil otra alternativa para sostener a sus hijos. Enfrentando diariamente amenazas de esa forma, por desgracia, también el consumo de alcohol o drogas afectando a la situación de seguridad con atracos y robos frecuentes. . Lo último resulta ser el problema más crecido en los recientes años, liderados especialmente por jóvenes jóvenes.  

Fueron muchos años luchando sin progreso alguno la instalación de la red de agua potable. Finalmente un rayo de esperanza llego en  el año 2018; el Barrio Madre Herlinda Moises recibió una conexión legal de agua. Aún existen dificultades  con el agua, pues  no se bombea a los grifos de las casas, aunque muchos no lo vean así dimos un paso adelante de cara al futuro y al cubrimiento de las necesidades sanitarias básicas; así que tan pronto como se hayan resuelto las últimas dificultades, planearemos una manifestación: ¡Marcha del agua! Hasta ese momento, un camión seguirá entregando el agua cada 8 días para suplir las necesidades de los residentes. Además, la construcción de un sistema de alcantarillado está planificado para un futuro. Otro proyecto agradable es la colocación de las tuberías de gas que actualmente está en progreso; seguimos dependiendo de las pimpinas de gas, pero pronto terminara esa odisea.

Son muchos los proyectos que se han llevado a cabo en el Barrio Madre Herlinda Moises. Detrás de todo este desarrollo, están puesto las esperanzas de sus habitantes que siempre se han mantenidos unidos en la solidaridad y a pesar de contratiempos nunca se han desanimado. Después de haber sido  abandonado por el estado por más de diez años; el Barrio parece que finalmente le cumplirán. En primer lugar, la ampliación de la infraestructura significa que a las personas finalmente se les otorgan sus derechos. Además, este progreso también representa una oportunidad para mejorar la reputación del barrio. Varias entidades apoyan a los habitantes con proyectos para niños, patrocinios o empresas que también ayudan en la construcción de casas. A la Sra. Maza Pájaro le facilitaron materiales, por ejemplo, la ladrillera de Pasacaballos le donó bloques. Por supuesto, la Fundación Madre Herlinda Moisés también debe ser mencionada aquí, que ha apoyado a los habitantes desde sus inicios y sigue en la lucha. Un ejemplo es la escuela, cuya visión para el futuro es la oportunidad para que la educación sea la herramienta fundamental para derrotar la pobreza en nuestro sector.

Historia

Pasacaballos es unas de las comunidades más vulnerables de Cartagena de Indias. En el Barrio Madre Herlinda Moises viven los más pobres de Pasacaballos. Para acá vienen desplazados, pobres, refugiados – los que no tienen nada. ¿Y cómo se debería comprar una tierra en la que se puede construir una casa, un hogar para dormir, para ducharse y vivir, sin totalmente nada?

Este es el principio de la historia de una ocupación de tierras por personas diferentes que no vieron ninguna otra opción que luchar juntos para su vida.

Del comienzo en 2007

Para poder construirse una vida nueva, unas personas ocupan un territorio afuera de Cartagena de Indias. Sus cabañas sencillas se construyen de madera, chapas de metales y de plástico.

Agosto/septiembre 2007

Durante la temporada de lluvia el territorio ocupado se inunda. La Fundación Madre Herlinda Moises (en aquel tiempo Fundación social cristiana – Funscri) realiza primeros auxilios y ofrece además de asistencia médica también alimentos.

Octubre 2007

La Fundación se hace cargo de la crisis en el territorio ocupado. Con la ayuda de ella la primera fase de conversaciones inicia. Hablando con los habitantes y su líder, ella brinda su respaldo al trabajo que hacen de ellos mejorando las condiciones de vida. Entre otras cosas se discuta sobre sus deseos y necesidades, el cambio del nombre a ,,Barrio Madre Herlinda Moises”, así como el ofrecimiento de un terreno de utilidad pública como un campo, escuela, plaza e iglesia etc.

Noviembre 2007

El dueño supuesto amenaza con un desalojamiento del territorio.

Diciembre 2007

La primera actividad de limpiar y ordenar el Barrio con un sancocho se lleva a cabo. Ahí mismo surge una disputa con el abogado que debería soportar los habitantes en una manera jurídico en su esfuerzo de la legalización del terreno. Además, la Fundación visita las familias continuadamente llevando conversaciones sobre el fin de la limpieza del territorio pronto y la medición del terreno público.

Enero 2008

Como la población se forma de desplazados y refugiados de diferentes partes en toda Colombia, todavía falta mucho para llegar a una comunidad de confianza. Muchas veces hay peleas y malentendidos. Como tal, la fundación intenta mediar entre las partes en conflicto. Ella por ejemplo dona una pelota de fútbol y organiza un campeonato con los habitantes del Barrio – Los niños y jóvenes están muy interesados y hay bastante participación.

A pesar de todo, primeros rumores de un desplazamiento por la policía aparecen.

Febrero 2008

Un segundo partido de fútbol bajo la dirección de la Fundación tiene lugar – supervisado por 100 oficiales armados.

La policía trata evacuar el territorio ocupado. Debido a la gran resistencia establecido en la población ese intento no había funcionado bien y falló. Entonces, se sigue recogiendo firmas y escribe una carta a la alcaldesa incluyendo varias reivindicaciones.

Poco después hay un segundo intento de desalojo – esta vez con éxito. Después del desplazamiento tan brutal, los habitantes construyen cabañas provisionales al borde del terreno. En visitas frecuentes la policía sigue destruyendo también las casas nuevas. Al mismo tiempo, la Fundación sigue luchando y empieza publicar informaciones en Austria, Alemania y otros países. Pronto, se funda una campaña de ayuda para facilitar alimentos y medicamentos. Se resulta que el abogado que tuviera defender la posesión del terreno había sido comprado por el dueño supuesto. Ese acto de corrupción ha hecho posible que desalojaron a los ocupantes.

Los desplazados protestan delante de la alcaldía de Cartagena. Entonces, la alcaldesa invita a una reunión en el Centro Cultural en la Fundación y ofrece un bus para el regreso de los manifestantes a Pasacaballos.

La primera reunión con representantes de la alcaldía, y los habitantes del Barrio Madre Herlinda Moises se lleva al cabo en la Fundación. Se intenta encontrar una solución para las condiciones miserables.  En este mes y el siguiente hay más reuniones y la fundación involucra una trabajadora social.

Los hombres católicos en Austria (,,Sei so Frei“) empiezan una acción de firmas que sea enviado a la alcaldesa con una carta de protesta oficial.  En los días siguientes, diferentes personas en Alemania y Austria mandan cartas de protestas a los responsables para este desastre. La marina colombiana y otras autoridades organizan una previsión de la salud para las personas afectadas. La cruz roja hace un censo a las cuatro de la mañana donde se debería registrar todos los habitantes del barrio. Eligieron esa hora especial para que sean menos habitantes. Ese es necesario para actividades sociales de la alcaldía. Entonces, mucha gente protesta que se han huidos a las casas de sus amigos y por eso no fueron registrados por la hora temprana.

Marzo 2008

Conversando con representantes de la alcaldía y los desplazados se descubre sin querer que hay un terreno desocupado cerca de la invasión. Este terreno pertenece a la ciudad de Cartagena de Indias.

Siguiendo al derecho colombiano, no está permitido entregar este territorio a la gente sin infraestructura (Sin conexión la red eléctrica, de agua o de la canalización).  A pesar de todo, se ocupa ese terreno nuevo y se elige una junta del Barrio. A partir de ahora todos estos representantes deberían defender los intereses de los habitantes en una manera justo. Además, se había contratado un abogado para legalizar la ocupación del terreno. Lamentablemente en otra acción de la policía se pone gasolina a las cabañas provisionales para quemarlas nuevamente. En una reunión con la junta del Barrio y varios representantes de la alcaldía las autoridades aseguran que no va haber ninguna otra intervención en respecto a desplazamientos en los siguientes cinco meses. El terreno no se había entregado o prometido, pero en este periodo de cinco meses se debe encontrar una solución razonable. La gente se organiza en equipos dedicados a diferentes temas como la salud, educación y tiempo libre etc.

Abril 2008

La alcaldía organiza una ampliación de estudios para los habitantes y sobre todo para los miembros de los equipos formados en el ámbito de trabajo en equipo, solidaridad, soporte a los demás y clases de comunicación, para crear una colaboración productiva y en paz. Los hombres católicos visitan el Barrio Madre Herlinda Moises y traen saludos y soporte moral. Al mismo tiempo el ORF (un radio austriaco) hace grabaciones y entrevistas con los habitantes. Un canal de televisión local en Austria informa sobre la visita de los hombres católicos y sobre el ORF. Allá también, la alcaldesa concede que aquel procedimiento cometido en el caso del Barrio Madre Herlinda Moises era inapropiado y llena de errores.  Las protestas en Austria, en Alemania y en la población residente ahí en el mismo Barrio ayudaron mucho y tenían un gran impacto. La Fundación intenta un segundo censo para registrar toda la gente viviendo en los postes del barrio. Además, hacen una encuesta para clarificar necesidades comunes y problemas. En este tiempo viven más o menos 170 familias en moradas provisorios en el Barrio Madre Herlinda Moises.